Te ayudamos a que tu día especial sea aún más especial.

@serendipiabodas

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.

Estamos disponibles
Facebook
Twitter
Instagram

651 109 417 | Envíos a toda España

Alt de la imagen

Serendipia Bodas

Como incluir a tus hijos en el baile nupcial

Los bailes con niños son una muy buena opción si quieres darle un plus de diferenciación a tu baile nupcial. Sin duda le dará inocencia y la hará mucho más adorable y memorable para todos los invitados.

¡Los niños de arras son tendencia!

Aunque los vemos en casi todas las bodas a las que asistimos, los niños suelen llevar las flores, y tirar los pétalos por el pasillo por donde desfilará la novia, son una tendencia que está bien marcada en aquellas bodas donde ya existen niños.

El protagonismo que se les da en ese momento es verdaderamente enternecedor, convirtiéndose en uno de los momentos más importantes de ese día y con el que tanto has soñado. Después de todo, ¿quién no querría que participara el ser más importante de su vida?

¿Pero sabías que los bailes nupciales con niños también son una muy buena opción para dar a los más pequeños de la familia la atención que buscan?

 

 

 

¿Existe algún riesgo en realizar el primer baile de bodas con niños?

Mucho antes de encontrar a la persona con la que queremos compartir el resto de nuestra vida, ya tenemos ideas en mente sobre cómo queremos que sea nuestra boda. ¡Es inevitable pensar en cómo será tu gran día!

Una vez que se ha realizado el compromiso, se fija una fecha con un tiempo considerable para que se pueda hacer un plan completo para ese día y esa noche, donde cualquier cosa que salga mal, puede ser un importante agente de estrés.

El primer baile de bodas con niños pequeños no debe considerarse un riesgo, sabemos que, en la mayoría de los casos, no podemos controlar todos los movimientos que darán los niños. Pero una cosa es cierta, su capacidad para dar ternura a cualquier escenario es una ventaja que desviará la atención de cualquier error.

No importa si tu hijo es el más tremendo revoltillo que hayas conocido, no dejes que eso te limite a ti o a tu hijo para que uno de los momentos más importantes de la noche dure para siempre en la memoria de ambos.

 

¿Puedo hacer el baile nupcial con niños si no tengo hijos?

Muchas personas tienen en mente la posibilidad de realizar el baile nupcial con niños, pero encuentran la limitación de no tener hijos. Aunque ya no es la norma, la mayoría de las parejas continúan llegando al altar sin haber concebido.

Es hora de no ser terco y evaluar todas las posibilidades que tienes a tu alrededor. No tener hijos no es una limitación para no incluir niños en el baile de tu boda, aunque no es que podamos elegir a cualquier hijo que conozcamos por eso. Es más una cuestión de sentimentalismo que de preferencia.

Lo más parecido a ti, en cualquier caso, sería un sobrino. Si tienes una hermana o un hermano que ha tenido un bebé durante un tiempo y tiene la edad suficiente para poder presentarte al baile, puedes usar esa conexión para que se sienta tan importante como si fuera tu propio hijo.

Si no es así, también existe la posibilidad de consultar con algunos primos. Se trata de sentir que, de corazón, son los indicados para acompañarte.

 

¿Qué hacen los niños en los bailes?

Si observamos por un momento la participación de los niños en las bodas en general, siempre se toman como elemento de apoyo para la apertura de cualquier situación. Ellos son los que tiran las flores cuando entra la novia, y siguen adelante con el arroz cuando salen los recién casados.

Asimismo, dependiendo de la edad de los niños que bailan contigo, debes conocer cuáles son tus limitaciones. No se puede esperar que un niño de 5 años complete una coreografía estricta y compleja como lo haría un niño de 10 años.

Nuestro consejo, para el primer baile de bodas con niños siempre es mejor colocarlos como entrada al baile. Y que, en un momento determinado, son ellos quienes entregan el marido a la mujer y viceversa. Para que entonces comience realmente la coreografía que se ha pensado.

Sin embargo, debes saber que todo dependerá de la creatividad de tu baile. Son elementos de inocencia, trátalos como tales. No intentes exagerarlos ni disfrazarlos, ese es un error que muchos padres y algunos miembros de la familia siempre cometen con la creencia de que es algo bueno. Dejemos que los niños sean la parte angelical para siempre.

 

No cometas el peor error en un baile de bodas con niños

La perfección es algo que se debe buscar en la boda, sí, pero dependiendo de algunos factores que decidamos utilizar, debemos estar abiertos a que cualquier cosa pueda salir mal. Y, cuando trabajamos con niños, siempre existe una probabilidad muy alta de que este sea el caso.

Es importante que los niños no sientan que se están obligando a hacer algo, si lo hacen, corres el riesgo de que, en un momento u otro, decidan simplemente no hacerlo. Es por eso que los ensayos, si los tiene, deberían verse como un juego, en lugar de un proyecto.

Un baile nupcial con niños es un gran riesgo para las parejas extresadas. No podemos esperar que todo salga como lo esperamos. Siempre es mejor tratar de relajarse y disfrutar el momento tal como salió. Porque no se puede cambiar ni culpar a un niño.

Si en el momento de la salida el niño decide no hacerlo, tampoco lo fuerces. Lo único que puedes hacer es evitarlo trabajando duro en la motivación en los momentos previos. No importa si es de los ensayos o ese mismo día, debes motivarlo para que salga y se divierta. Para ello te aconsejamos que tengáis un plan B para que en el momento del baile si el niño no quisiera participar, no tengáis que improvisar.

De igual forma no importa si decides realizar el baile nupcial incluyendo a los niños o no, ya que lo importante es que en todo momento hagáis lo que os apetezca y lo que más cómodos os haga sentir.

¡Para eso están las bodas! ¡Para disfrutar al máximo cada momento del gran día!

¿Y vosotros? ¿Habéis decidido incluir a vuestro hijo en el baile nupcial?

¡Me encantaría saber vuestra opinión en comentarios!

Deja una respuesta